domingo, 5 de marzo de 2017

Círculos




Círculos es un libro escrito para todo amante de la televisión, sus realities y el movimiento en las redes que generan.

      La historia comienza con nada menos que un asesinato en directo, creando la sensación de velocidad, buscando el vértigo del lector al más puro estilo del siglo XXI, con sus 400 páginas de rigor. Y no le falta de nada, tiene hasta una protagonista femenina en pie de guerra contra todos, y al policía tosco y resabido. Dos grandes personajes que guiarán la historia entre mucha tecnología y, lógicamente, el abuso tan cotidiano de las redes sociales que insensibilizan y desvergüenzan a la gente amparados en el anonimato que les concede las pantallas de sus dispositivos (móviles, tablets...).

      Su estructura y presentación son lo más interesantes (al menos en versión digital), la velocidad de las redes (por ejemplo los tuits) queda visualmente reflejada de tal manera que puedes sentir el agobio de la multitud de voces, personajes esporádicos, que reconfiguran lo viral en un texto que va camino de serlo.

      Sin duda, el autor demuestra ser un gran lector y conocedor de las distopías de la ciencia ficción clásica y las adapta al mundo en el que vive, conquista el thriller y la realidad social que vivimos.

      La crítica rezuma en cada letra mostrándole al lector la red en la que ha caído, sólo queda que este la vea.


Círculos es una novela escrita por Manuel Ríos San Martín, publicada por Suma de letras en papel y digital.

lunes, 23 de enero de 2017

Adiós

      Hoy me he enterado con mucha pena de la marcha de un hombre que fue una suerte conocer. Ayer falleció el dramaturgo cubano Amado del Pino. Una persona que siempre tenía una palabra amable. Una gran anécdota con la que pasabas días riéndote. En un par de minutos te hacía sentir cómodo y que formabas parte de lo que ocurriera en ese momento. 

      Jamás olvidaré los amables y cariñosos que fueron él y su esposa Tania la tarde que nos conocimos en la Feria del Libro de Madrid. Y espero que la red en la que todo queda registrado nunca borre sus mensajes de aliento y sus palabras cariñosas cuando alguna vez me estaba un poco triste. 

      Amado, ojalá sigas brillando y repartiendo alegría sonde estés. Intentaré seguir tu consejo y sonreír, aunque ahora cueste un poco.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Sobrevolando mi novela



En esta ocasión, como última entrada del año, quería hablaros de cómo empezar una novela. Más allá de géneros.

      Si alguna vez os ha picado el gusanillo de la narrativa extendida, puede que os hayáis sentado a escribir henchidos de inspiración, pero muchas veces (no todas) la historia se queda sin acabar y nunca se retoma.

      Como primer ejercicio o consejo que quisiera proponer (primero porque habrá más) os propongo que una vez que hayáis llegado a ese punto del que no podéis salir (o si la impaciencia no os puede, lo ideal es antes), sentaos con papel y boli y empezad a pensar qué queréis que pase en vuestra novela.

      Puede ser de manera ordenada o a modo de tormenta (porque la inspiración es más urgente que la tormenta) de ideas. Cada uno el método que mejor le venga (o probad ambos antes de decidir cuál es el más adecuado).

      Si ha sido una tormenta, entonces empezad a esbozar un orden. Puede parecer absurdo, pero una vez que se ha planteado el esqueleto de la novela es más fácil no abandonarlo. Yo propongo dejarlo por escrito, hay gente que tiene una memoria prodigiosa y no lo necesita. Pero es importante tener este esqueleto porque nos planteará muchas preguntas que no sabíamos que necesitábamos para escribir una historia.

      Espero que con este post os acerque un poco más a conseguir esa novela que hace tiempo ronda por vuestras cabezas.


martes, 6 de diciembre de 2016

El editor de libros


Como no siempre va a ser teatro o libros, esta semana quiero invitaros a ver la película que se estrena para terminar el puente: El editor de libros.

      Tuve la suerte de asistir al preestreno el otro día y debo decir que me dejó encandilada. Además de los maravillosos actores que tiene (Nicole Kidman, Jude Law, Collin Firth...) la historia es un gran reflejo de lo que es ser editor. Los miedos, los pasos, las súplicas cuando llega un manuscrito. 

      Siempre se tiene una visión negativa de todos los profesionales que se dedican a la edición y nunca se tiene en cuenta el esfuerzo y la creatividad que aportan al libro. 
      
      Aunque sólo es una aproximación, es una buena oportunidad para verlo. Y si vives -no es suficiente com trabajar en él, debe ser parte de ti- en el mundo editorial, te sentirás un poco menos solo y reirás sin parar con algunas escenas.

      ¡¡Recomendación!! Yo fui a verla en versión original subtitulada, así queno sé cómo es el doblaje, pero la traducción de los subtítulos patinó en varios juegos de palabras, así que si podéis disfrutar de la versión original, no lo dudéis. 

viernes, 25 de noviembre de 2016

Polvorones

Noviembre está siendo un mes bastante teatral para mí y con muchas sorpresas.
Hace unos día fui a ver por error el estreno de Polvorones. Digo por error porque pensaba que el poeta Juan Carlos Mestre había decidido escribir una obra de teatro y resulta que el autor es otro Juan Carlos Mestre, si son familia o no, no lo sé.



El caso es que fue un buen error ya que pudimos disfrutar de una divertida obra que cae en mil lugares comunes y estereotipos erróneos, pero consigue que pases un buen rato. Así que si lo que buscáis es eso, no dudéis en ver esta comedia con mentiras y verdades, giros esperables, de los que siguen funcionando y una escena genial en el metro.

viernes, 4 de noviembre de 2016

La llamada

Anoche, de manera completamente improvisada, fui a ver La llamada al teatro Lara.

     Es cierto eso de que los mejores planes son los improvisados. A media tarde recibo un mensaje de una amiga:
«En mi muro he compartido unas invitaciones para el teatro. Corre, pide las tuyas».
Yo, obediente, hice mi reserva sin fijarme para qué eran, todo lo que sea teatro siempre es bienvenido y anhelado en mi vida.

     Y así, sin saberlo ni pensarlo, nos regalaron invitaciones para La llamada, si lo piensas resulta hasta romántico y coherente con la obra: recibimos la llamada.

     Debo reconocer que volví a casa con dolor de cabeza de lo que me reí. Resulta difícil explicar su argumento porque es uno de esos guiones sencillos, inocentes y divertidos de los que hace mucho que no disfrutaba en teatro (en el cine imposible, demasiada amargura por esos lares).
Para mí fue un regreso a la infancia y a la época del colegio (o instituto) y sus campamentos. Los actores componían una genial homogeneidad de infancia y actualidad para mi generación, las canciones, universales y las voces en directo, preciosas.

     Realmente, fue un paréntesis delicioso en una semana (más bien semanas y meses) tan estresantes.
Si alguien quiere o puede, os recomiendo verla, si puedo me encantaría repetir.